Vacunación

Nos enfocamos en las vacunas que no están contempladas en la cartilla nacional de vacunación.

Salud y Vida a elaborado una cartilla de vacunación, de esta manera el paciente puede tener un control y un record de las mismas.

La confianza derivada en los Laboratorios de Investigación científica, que deben de cumplir con los programas de control de calidad de cada proceso en la elaboración de las vacunas de acuerdo con la Ley General de Salud y conforme a los requerimientos establecidos por la Organización Mundial de la Salud, los reportes estadísticos a nivel internacional; y la reducción en nuestro país de los indicadores de mortalidad infantil y preescolar, hacen que cuando se aplique una “vacuna”, se tenga la seguridad de que hay un aval científico que apoya la prescripción.

En las Cartillas de Vacunación para los niños, adolescentes y adultos se da seguimiento a la población susceptible, con el apoyo en los expertos en Inmunizaciones, las personas que aplican las “vacunas” lo hacer de acuerdo a la edad, sexo, estación del año, susceptibilidad, condiciones personales de trabajo, viajes al extranjero, profesión, ya que en cada caso, se debe ofrecer el mayor beneficio a los inmunizados.

En la técnica para la aplicación de las vacunas.  Siempre se debe identificar con su nombre a la persona que se le va aplicar la vacuna, su edad, su sexo y se le debe mencionar la vía y lugar de administración, las molestias que le pueden causar, tales como dolor, inflamación, comezón, así mismo se debe indicar los lugares de atención en caso de alguna reacción y la fecha de su próxima vacunación.

 La Cartilla Nacional de Vacunación debe ser entregada en forma gratuita en las Unidades Médicas del Sistema Nacional de Salud y Oficialías del Registro Civil.

Este documento, tiene la finalidad de constatar el control de las enfermedades previsibles, entre ella, la tuberculosis, hepatitis B, difteria, tos ferina, tétanos, poliomielitis hemofilus influenza tipo b, rotavirus, infecciones por neumococo, influenza, sarampión, rubéola y parotiditis, que se programan en la aplicación de las “vacunas”, desde el recién nacido hasta los 16 años de edad y recientemente con la aplicación a los 10 años de la vacuna contra el Papiloma Humano, en dosis aplicadas en las fechas autorizadas y con vigilancia del personal de salud; por tanto es necesario contar con el apoyo de los padres de familia. por ser menores de edad y pedir que se comprometan a acudir en las fechas programadas para la aplicación de las “vacunas” necesarias con el pediatra o las Instituciones de Salud..

Comments are closed.